Para entender la importancia de este uso, debemos recordar que el 34% de la energía que consumimos en nuestros hogares se emplea en calentar agua caliente sanitaria (ACS) a baja temperatura, para ser utilizada para fines como el aseo personal, el lavado de ropa y vajilla, cocina, utensilios, y limpieza de la casa misma.

      Dentro de las necesidades diarias de ACS habría que considerar las debidas a los consumos de lavadoras y lavavajillas, siempre que utilizaran agua caliente de procedencia solar, que es lo racional..
  
             

       Equipos compactos para producción de ACS

            Los equipos compactos individuales, son equipos formados por los elementos mínimos necesarios para la producción de agua caliente a partir de energía  solar en viviendas individuales.

      

Equipos NO compactos para producción de ACS

            Estos equipos  están   formados   por   todos   los elementos  necesarios   para   la   producción   de   agua caliente a partir de energía solar y su interconexión con el sistema auxiliar convencional.

Volver